Mostrando entradas con la etiqueta DIA DE ACCIÓN DE GRACIAS - HAPPY THANKSGIVING. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DIA DE ACCIÓN DE GRACIAS - HAPPY THANKSGIVING. Mostrar todas las entradas

jueves, 23 de noviembre de 2017

IMÁGENES DE HAPPY THANSKSGIVING






















DEMOS GRACIAS A DIOS!!!

¡Demos gracias a Dios!
Propongo agradecer a Dios por el don de la familia


Por: María Verónica Vernaza | Fuente: Cápsuas de Verdad 




Hoy los estadounidenses celebran, como todos los años, el Día de Acción de Gracias, una festividad que tiene sus raíces en el siglo XVII cuando los primeros colonos agradecían por las cosechas del año. Muchos esperan estas fechas para las famosas compras del Viernes Negro o Black Friday, y hay otros, los más golosos, que solo piensan en los deliciosos platillos de la temporada. Pero lo maravilloso de esta época es que se reúne toda la familia alrededor de una mesa impecable para hacer una pausa y simplemente dar gracias.

En nuestros países latinos no tenemos esa costumbre, esa de tener un día específico para agradecer por algo y por todo. Sin embargo, creo que las costumbres buenas hay que emularlas, y yo propongo agradecer a Dios este año por el don de la familia.

Qué bonito sería que papá y mamá comenzaran agradeciendo por la vida, la vida de sus hijos, de cada uno de ellos, que con sus sonrisas y travesuras alegran los días y los hacen más divertidos. Agradecer también por el esposo, la esposa, por esa persona que está al lado a pesar de todo, que sabe apoyar y sostener con un consejo oportuno o simplemente una mirada de reconocimiento. Dar gracias por el trabajo que tienen, porque sin él sería difícil mantener el estilo de vida holgado que llevan. Por aquel viaje familiar que hicieron sin mucha planificación, porque pudieron compartir anécdotas inolvidables.

¿Qué agradecerían los más pequeños? Incentiven a sus hijos a ser agradecidos. Planifiquen esto con tiempo y coménteles de qué se trata, para que estén preparados y tengan qué decir. Seguramente ellos también tienen cosas por las que dar gracias. Por la mascota nueva, por la oportunidad de tener estudios y alimentación, por tener unos padres amorosos y preocupados; que agradezcan por la dicha de tener abuelitos todavía en casa. Ustedes se sorprenderían al conocer todo lo que esos corazones inocentes dirían. ¡Ciertamente hay mucho que agradecer!

Según palabras de San Juan Pablo II en su encíclica Familiaris Consortio, “la familia cristiana es la primera comunidad llamada a anunciar el Evangelio a la persona humana en desarrollo y a conducirla a la plena madurez humana y cristiana, mediante una progresiva educación y catequesis”, por eso, las buenas costumbres, como la de ser una persona agradecida, se aprende en el seno de una familia.

Los esposos, al asumir la responsabilidad de padres, tienen el deber y la obligación de ser guía para sus hijos, y en un mundo tan envuelto por la satisfacción inmediata muchas veces nos olvidamos de ser agradecidos. La mayoría de los jóvenes de hoy asumen que las cosas y las personas están ahí para ellos porque se lo merecen, se sienten con el derecho a… “entitled to” dirían los gringos.

Es una obligación de los padres darles comida y estudios hasta que ellos sean capaces de solventar su propia situación económica. El viaje de graduación, los estudios universitarios, el carro y el último “gadget” deberían de ganárselo de alguna manera. Si no valoran el costo de cada cosa, ellos se sentirán con ese sentimiento de que se merecen todo en la vida, haciendo cada vez más difícil enfrentarse a la realidad sin que los padres le solucionen todo.

Entiendo que es difícil ser padre, lo veo con mi hermana y con mis amigas. Pero recuerden que, hasta que esos hijos crezcan lo suficiente como para ser responsables por sí mismos, ustedes son los custodios de esas almas. Las bases para que ellos se salven y lleguen a la meta -que es el cielo- las ponen ustedes. Ustedes han sido facultados por Dios para ser autoridad ante sus hijos.

Por eso, y por muchos otros motivos, vale la pena instaurar, como los estadounidenses, el penúltimo jueves de noviembre como un Día de Acción de Gracias para enseñar en familia el valor primordial de la gratitud.

jueves, 26 de noviembre de 2015

IMÁGENES DEL DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS O HAPPY THANKSGIVING










¿CÓMO VIVIR THANKSGIVING O DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS EN CLAVE CATÓLICA?


¿Cómo vivir Thanksgiving o Día de Acción de Gracias en clave católica?



 (ACI/EWTN Noticias).- Hoy en Estados Unidos se celebra Thanksgiving o el Día de Acción de Gracias que recuerda la primera cena de agradecimiento en 1621 de un grupo peregrinos con nativos, en la que se dio gracias a Dios por la abundancia de cosechas en el nuevo mundo. El ahora Arzobispo de Los Ángeles (EEUU), Mons. José Gómez, explicó por qué esta fiesta es profundamente católica.

En el año 2008, cuando era aún Arzobispo de San Antonio (Texas), Mons. Gómez publicó en el diario Today’s Catholic un artículo en el que explicaba el sentido católico del Día de Acción de Gracias, "un día especial, donde ante todo se celebra la unidad familiar. En efecto, las familias se reúnen en Thanksgiving con más frecuencia que en cualquier otra fiesta, incluyendo la Navidad".

El Prelado relató que "antes de la ‘primera’ celebración de Thanksgiving en 1621 en suelo norteamericano, el 30 de abril de 1598, en Texas, Don Juan de Oñate ya había declarado oficialmente un ‘Día de Acción de Gracias’, que fue conmemorado con el santo sacrificio de la Misa".



Oñate, contó el Prelado, "hizo lo más propiamente católico: celebrar la Eucaristía, una palabra que viene del término griega Eukaristein, y que significa, precisamente ‘acción de gracias’".

"Esta es la razón por la cual, pese a que Thanksgiving no es una fiesta de guardar en el calendario católico, el calendario litúrgico de la Iglesia en los Estados Unidos lo celebra con la solemnidad de dos lecturas –una del Antiguo y otra del Nuevo Testamento– y con una emblemática lectura del Evangelio de Lucas: el pasaje del ‘Magnificat’" de María.

Mons. Gómez resaltó que "aunque la Virgen María lo vivió de manera única y privilegiada, todos (…) podemos elevar nuestra acción de gracias a Dios porque nos ha dado más de lo que imaginamos o merecemos, simplemente porque, como nos dice nuestra Santa Madre, Él ha hecho obras grandes por nosotros, y su nombre es santo".

"Por eso, los católicos no sólo debemos celebrar el Día de Acción de Gracias con profundo espíritu de oración, agradecimiento y alegría, sino que la celebración de este día nos debe llevar a recordar que nuestra vida como católicos es una constante acción de gracias. A través de nuestros actos de la vida cotidiana, que deben todos ellos dar gloria a Dios, y de manera especial a través de la celebración de la Eucaristía".

El actual Arzobispo de Los Ángeles, la arquidiócesis más grande de Estados Unidos, recordó además que "este fin de semana iniciamos el tiempo especial del Adviento. A través de él nos preparamos para recibir el supremo regalo de Dios: su propio Hijo, hecho uno de nosotros para reconciliar a la humanidad".

"Rezo –concluyó– de todo corazón a nuestra Santa Madre, la gran agradecida del Señor, para que nos prepare con un corazón lleno de acción de gracias para los grandes misterios de la Navidad".

jueves, 27 de noviembre de 2014

EL DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS - HAPPY THANKSGIVING

El Día de Acción de Gracias
Cuarto Jueves de Noviembre
Este día nos debe llevar a recordar que nuestra vida como católicos es una constante acción de gracias


Por: Archbishop Jose H. Gomez 



Para la mayoría de los norteamericanos, el Día de Acción de Gracias es un día especial, donde ante todo se celebra la unidad familiar. En efecto, las familias se reúnen en Thanksgiving con más frecuencia que en cualquier otra fiesta, incluyendo la Navidad, y según estadísticas de las tiendas, este es el día en que más comida se consume en el país.
Pero además de estos aspectos tradicionales del encuentro familiar y de la gran cena, está también el sentido religioso de esta fiesta, muy presente desde sus orígenes. Según la tradición, los peregrinos celebraron la primera cena de agradecimiento en 1621, junto a un grupo de nativos. El evento quería ante todo dar gracias a Dios por la abundancia de las cosechas en el nuevo mundo.
Con el paso de los años, esta celebración se convirtió en un evento nacional, finalmente sancionado por el mismo Presidente George Washington. Hoy, los católicos celebramos el Día de Acción de Gracias no sólo como una fiesta nacional, sino también como una fiesta auténticamente católica.
Digo que es una celebración verdaderamente católica porque incluso antes de la “primera” celebración de Thanksgiving en 1621 en suelo norteamericano, el 30 de abril de 1598, en Texas, Don Juan de Oñate ya había declarado oficialmente un “Día de Acción de Gracias”, que fue conmemorado con el santo sacrificio de la Misa.
Oñate hizo lo más propiamente católico: celebrar la Eucaristía, una palabra que viene del término griega Eukaristein, y que significa, precisamente “acción de gracias”. 
En efecto el Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda que “Creer en Dios, el Único, y amarlo con todo el ser tiene consecuencias inmensas para toda nuestra vida”, (CCC 222); y luego agrega que esto implica, “vivir en acción de gracias: Si Dios es el Único, todo lo que somos y todo lo que poseemos viene de él: ‘¿Qué tienes que no hayas recibido?’ (1 Co 4:7) ‘¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?’” (Sal 116:12) (CCC 224)
Esta es la razón por la cual, pese a que Thanksgiving no es una fiesta de guardar en el calendario católico, el calendario litúrgico de la Iglesia en los Estados Unidos lo celebra con la solemnidad de dos lecturas — una del Antiguo y otra del Nuevo Testamento — y con una emblemática lectura del Evangelio de Lucas: el pasaje del “Magnificat” pronunciado por la Santísima Virgen María, en la que ella declama una de las más hermosas y profundas acciones de gracias al amor infinito de Dios: “proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humildad de su sierva… porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí, y su nombre es santo”. (ver Lc 1: 41-55)
Aunque la Virgen María lo vivió de manera única y privilegiada, todos podemos decir que en nuestra vida, en nuestra familia, en Estados Unidos, podemos elevar nuestra acción de gracias a Dios porque nos ha dado más de lo que imaginamos o merecemos, simplemente porque, como nos dice nuestra Santa Madre, Él ha hecho obras grandes por nosotros, y su nombre es santo.
Por eso, los católicos no sólo debemos celebrar el Día de Acción de Gracias con profundo espíritu de oración, agradecimiento y alegría, sino que la celebración de este día nos debe llevar a recordar que nuestra vida como católicos es una constante acción de gracias, a través de nuestros actos de la vida cotidiana, que deben todos ellos dar gloria a Dios, y de manera especial a través de la celebración de la Eucaristía, que como nos dice el Catecismo: “La Eucaristía es un sacrificio de acción de gracias al Padre, una bendición por la cual la Iglesia expresa su reconocimiento a Dios por todos sus beneficios, por todo lo que ha realizado mediante la creación, la redención y la santificación. ‘Eucaristía’ significa, ante todo, acción de gracias”. (CCC 1360)
Este fin de semana iniciamos el tiempo especial del Adviento. A través de él nos preparamos para recibir el supremo regalo de Dios: su propio Hijo, hecho uno de nosotros para reconciliar a la humanidad.
Rezo de todo corazón a nuestra Santa Madre, la gran agradecida del Señor, para que nos prepare con un corazón lleno de acción de gracias para los grandes misterios de la Navidad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...